Actividades|

Octubre se esfumó pero nos dejó estampas tan agradables como ésta de la Sierra de Ayllón. Incansables como siempre, los compañeros salieron de Peñalba de la Sierra, recorrieron el fantástico bosque de su dehesa, subieron al Águila y bajaron a la mágica y abandonada aldea de la Hiruelilla para después remontar y tomar el cordal en dirección al Rocín. Ayllón siempre está ahí y por eso volvemos en breve, por si te quedaste con las ganas.

Close Search Window