alt 

¿Y por qué no?. La mayoría de los montañeros somos un poco como el pirata que cantó Espronceda contemplando "Asia a un lado, al otro Europa" desde su bajel "El Temido". Nos gusta viajar, ver lugares diferentes y, aunque parezca mentira, alimentamos nuestro espíritu, no sólo con cumbres, crestas y picos. También lo hacemos recorriendo las Islas Cícladas del mar Egeo en velero. La propuesta, realizada ya otros años, es para el mes de septiembre. Además de navegar, contempla más actividades en tierra firme y sobre dos ruedas. No habrá tiempo para las 220 islas, pero si el suficiente para evovar a Apolo y Artemis, su patria, el espíritu de la civilización griega y aprender a realizar algún que otro nudo al tiempo que faenamos en cubierta. Leer más