alt 

Cierta dificultad, tramos aéreos y afilados trozos de pizarra en la Cresta del Dragón -Sierra de Ayilón-. Aún así, este fabuloso animal de piedra con figura de serpiente corpulenta quiso dormir el Día de Reyes el sueño de los justos. Ni tembló, ni echó fuego por la boca. Eso sí, sopló y sopló de lo lindo. Aún así, mereció la pena acabar de esta manera las Navidades, también con Irka.